Portada » Noticias » La tipografía

La tipografía

La “tipografía limpia” es la que se dedica a diseñar tipos de letra, la “tipografía sucia” la que se encarga de imprimir.

tipografia-tipos-de-plomo

¿Qué es la tipografía?

Por un lado está la tipografía como el arte y técnica de elegir, manejar y crear los tipos de letra a la hora de hacer un trabajo impreso. Así la define Stanley Morison, el creador de la Times New Roman:

Arte de disponer correctamente el material de imprimir, de acuerdo con un propósito específico: el de colocar las letras, repartir el espacio y organizar los tipos con vistas a prestar al lector la máxima ayuda para la comprensión del texto escrito verbalmente.

Ejemplos de tipografías

Una tarea muy interesante e importante para la imprenta, aunque nosotros nos destacamos por su segunda acepción, por esa que ensucia las manos, la que da el origen a la imprenta: la técnica de impresión con tipos móviles que tanto influyó en la Europa medieval bajo la figura de Gutenberg quien, en contra de lo que siempre nos han dicho, no fue su inventor.

Según el libro Tecnología Tipográfica, editado en 1957 por las Escuelas Profesionales Salesianas de Artes Gráficas en Barcelona, se plantea la siguiente definición, etimológicamente del griego “tipos” (letra) y “grafia” (escritura):

Tipos de plomo - imprenta tipográfica

Tipografía es el arte de componer e imprimir con tipos movibles, o planchas de diversos materiales, fundidos o grabados en relieve.

Para afinar aún más en esta segunda definición hemos recurrido al inglés, con la palabra letterpress (literalmente, prensa de letras).

Sistema de impresión directo sobre el papel mediante tipos móviles o clichés. Un rodillo los entinta y a continuación, por medio de presión, estos transfieren la tinta y su forma al papel.

También hemos escrito al respecto en nuestro Instagram (Duna nos ayuda a definir términos relacionados con nuestro trabajo) ¡Síguenos, que publicamos cosas muy interesantes! 

¿A qué nos referimos con tipos móviles y con clichés?

Los clichés son planchas metálicas con el diseño a estampar en relieve. Éstas son rígidas, no pueden ser modificadas, y generalmente se utilizan para la impresión de dibujos y grabados.

¿Y si queremos imprimir un texto? Para esto se utilizan los tipos móviles, unas pequeñas piezas de plomo. Cada una de ellas tiene en la parte superior una letra en relieve, y la tarea del tipógrafo es combinar esas pequeñas piezas creando textos.

Es por eso que la tipografía es un oficio lento, en comparación con la rapidez a la que estamos acostumbrados con la impresión digital. Antiguamente trabajaban varias personas en el taller con tareas bien diferenciadas: componer el texto, tomar las pruebas para comprobar que todas las letras están en su sitio, pasar la composición a la máquina, comprobar que la presión sea la correcta… A todo este proceso de impresión, hay que sumarle el resto de tareas añadidas para obtener el producto final.

No obstante, esta minuciosidad y la falta de prisa hace que los resultados sean productos únicos e inigualables, propios de un trabajo artesanal. Además de leer, se puede sentir las palabras por la hendidura que hacen en el papel.

1 comentario en «La tipografía»

  1. Pingback: Antiguos oficios en los talleres de imprenta tipográfica manual - Gazpacho de letras

¿Dudas, sugerencias, aclaraciones? Déjanos un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *